Una multitud fuera de sí golpea y quema vivos a seis hombres en Ivirgarzama, centro neurálgico del narcotráfico en Bolivia. Les acusaban de un robo en los años 80 y decidieron tomarse la justicia en sus manos. Esto ocurrió en pleno 2013.

Esta es la premisa de Tribus de la Inquisición, un documental de Mabel Lozano basado en la crónica de Roberto Navia, que ha recibido el pasado fin de semana dos importantes reconocimientos: primero, el premio a Mejor Documental en la octava edición del Festival de Cine de Castilla-La Mancha (Fecicam), que recogió su directora; y, al día siguiente, la Mención Especial del Jurado en la quinta edición del Festival de Cine Documental, Videoperiodismo y Derechos Humanos Artículo 31, de Médicos del Mundo, que tuvo lugar en la Cineteca de Matadero Madrid.

“Es importante no solo venir a estrenar películas, sino también a participar en foros de encuentro entre las personas de esta tierra que hacemos cine”, dijo Mabel Lozano durante el Fecicam, a la vez que añadió que debemos “reaccionar, ser activistas y comprometerse”. Precisamente lo suyo es compromiso, como lo ha demostrado con su trayectoria como directora y productora de cine social.

El galardón del Fecicam iba acompañado de dinero en metálico (1.000 euros) que la directora ha cedido a Álvaro Ángel Antezana (al centro de la imagen), uno de los supervivientes del macabro incidente en Ivirgarzama y protagonista de Tribus de la Inquisición, para que pueda costear los gastos médicos derivados de las quemaduras en su cuerpo. Porque no solo le condenó esa multitud a no poder trabajar, sino que, además, necesita ayudar en la manutención de su familia, que lo ha perdido prácticamente todo.

De eso se trata el cine. De una herramienta poderosa para llegar a muchos lugares, para dar a conocer esa realidad que tantas veces no conocemos y para actuar en consecuencia. Esto, sumado al valor de un corto documental potente, que no hace pornografía del sufrimiento, sino que se convierte en testigo necesario de una historia aterradora y humana, hacen de Tribus de la Inquisición un material muy valioso para despertarnos, “porque debe importarnos lo que sucede a nuestro alrededor”, finalizó Mabel Lozano.